En busca del estado perdido- ¿Cosa de mujeres?

En busca del estado perdido- ¿Cosa de mujeres?

La Ministra Norma Piña Hernández tiene la coyontura de distinguir su Presidencia en dos vías: como mujer frente al conflicto de otra mujer y como voz de uno de los poderes de la Unión.

El ya tan comentado caso de la Ministra Yasmín Esquivel Mossa respecto del remedo de su tesis y la posible pérdida de su título de abogada -con todas las consecuencias legales que ello traería- se ha agravado por las tibias posiciones que han tomado las instancias que en teoría deben de resolver el entuerto. Por una parte, la UNAM a través de su rector el Enrique Graue, lejos de aportar solución -de paso salvar en algo el abollado prestigio- simplemente eludió sancionar a la responsable del plagio intelectual bajo el argumento de que el acto ilícito no tenía sanción en los términos de la entonces legislación universitaria; del lado de la autoridad federal, el Presidente López Obrador reiteradamente ha expresado que debe de ser la Universidad la que resuelva, instándolos a que se ‘dejen de politiquería’, el tema es que, probado el hecho de que la Ministra Esquivel obtuvo su título tras haber copiado una tesis, sigue sin castigo -lo peor- ejerciendo en el máximo Tribunal de la Nación, donde precisamente se pena lo ilegal. ¡Vaya paradoja es jueza que condena a los tramposos!

La ocasión de Piña estriba en posicionar al poder que representa -cuyo trabajo central es el control constitucional del Estado- frente a la absoluta falta de legitimación de su compañera que, incluso, pudiese poner en duda las resoluciones de la Corte en instancias internacionales, pues válidamente la parte que no obtenga una resolución favorable en el Pleno o la Segunda Sala podrán alegar una ilegal integración del Tribunal que resuelve, de paso hundir más el demeritado Estado de Derecho mexicano que cada año pierde calificación ante órganos multinacionales.

El silencio del Poder Judicial Federal de Zaldívar Lelo de Larrea, no debe de ser el mismo de Piña Hernández, a pocos días de su arribo a la Presidencia de la Corte la independencia y autonomía se fortalece, esta se percibe en las sentencias de los Jueces, Magistrados, por su puesto, en los Ministros, producto de la visión de Estado de la Ministra Presidenta -se avista el cambio- lo que sigue es adoptar una solución que hasta ahora nadie quiere tomar respecto de Yasmín Esquivel y que  esta venga de una mujer frente a otra, mostrando que no hay distingos ni privilegios por género, mucho menos por jerarquía.

El crédito de la UNAM fue seriamente comprometido; la reputación de la Corte en juego por un acto de uno de sus once, el silencio mata y la víctima es la autentificación de sus decisiones al tolerar la presencia de Esquivel en sus filas. Cuando el litigante no es titulado se le retira del caso -de hecho, para patrocinar se debe de probar ante el Poder Judicial la calidad de abogado- ¿Qué no se debe de tratar igual a una Ministra que al litigante?

¿Cosa de mujeres o problema de Estado?, de ese tamaño es el primer caso que tendrá que resolver la Ministra Presidenta, gran oportunidad para ver sus hechuras.

Publicaciones Relacionadas

Reflexiones del galeno- ¿Te operarías a ti mismo?

Reflexiones del galeno- ¿Te operarías a ti mismo?

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus propios autores, mismos que Uni2Noticias no necesariamente comparte
En busca del estado perdido-Hablando de leyes, la de la gravedad

En busca del estado perdido-Hablando de leyes, la de…

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus propios autores, mismos que Uni2Noticias no necesariamente comparte
¡Fuera cadenas!- Tenemos presidenta

¡Fuera cadenas!- Tenemos presidenta

Las opiniones expresadas son responsabilidad de nuestros propios autores, mismos que Uni2Noticias no necesariamente comparte

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *