Se tenía que decir-“Hagamos la Guerra Contra la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica”

Se tenía que decir-“Hagamos la Guerra Contra la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica”

En octubre de este 2022 mi padre falleció después de haber “aprendido a vivir” durante cinco años con una afección denominada: Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). En primera instancia tiene un nombre que parece muy rebuscado y del que poco se conoce o no se habla propiamente de cómo es que una persona termina diagnosticada con esta enfermedad. Pero lo que hay que remarcar es que este padecimiento es la tercera causa de muerte a nivel mundial provocando el fallecimiento de más de 3 millones de personas en 2019.  

En la EPOC, “las vías respiratorias en los pulmones se inflaman y se engrosan, y el tejido donde se intercambia el oxígeno es destruido. El flujo de aire hacia adentro y hacia afuera de los pulmones disminuye. Cuando eso sucede, en los tejidos del cuerpo entra menos oxígeno y se hace más difícil deshacerse del dióxido de carbono residual”. A medida que la enfermedad sigue avanzando, se hace más complejo mantenerse activo debido a la dificultad para respirar.

En el caso de México la EPOC está dentro de las diez principales causas de muerte, concretamente para las mujeres está en el octavo lugar y para los hombres le corresponde el décimo puesto, dando un total para ambos sexos un aproximado de 20 mil fallecimientos anuales. 

Sumando a lo anterior, es importante mencionar que la EPOC es una enfermedad que tiene un vínculo muy cercano con el funcionamiento del corazón acrecentando el riesgo de sufrir un ataque cardiaco. Esto debido a que el descenso de la función pulmonar hace que baje la cantidad de oxígeno que va a la sangre, provocando que el corazón trabaje mucho más, generando un agrandamiento de este órgano haciendo que a la larga este se debilite. 

Volviendo a considerar las cifras de mortalidad en México, las afecciones cardiacas son la primera causa de muerte en mujeres, y la segunda en hombres, ya que cobran la vida de aproximadamente 220 mil personas al año. Muchas veces los pacientes de la EPOC terminan falleciendo por un infarto cardiaco como consecuencia de la primera afección, por lo que dentro de la cifra anterior hay un gran número de casos sin contabilizar como víctimas de la EPOC. Esto es considerable ya que la necesidad de concientizar sobre la existencia de este padecimiento es aún mayor. 

Retomando el inicio de este texto; mi padre “aprendió a vivir” con la EPOC, porque este es un padecimiento con el que se lucha con ella todos los días, es de lenta progresión, tratable y no hay cura alguna.

El paciente con la EPOC requerirá de un concentrador de oxígeno (en mayor o menor medida) para poder controlar de cierta forma el padecimiento, haciendo para él aún más complicado que pueda llevar una vida considerablemente normal.

Durante los cinco años en los que mi padre vivió con la EPOC fui testigo de la necesidad de estar monitoreando su oxigenación, su falta de aliento, tos, infecciones respiratorias abundantes, fatiga, debilidad muscular, pérdida de peso, numerosas visitas con médicos y hospitalizaciones de diferentes escalas. 

Por cada exacerbación de la enfermedad que conlleva a una hospitalización del paciente, siempre hay un antes y un después. Es decir, al momento en el que se consigue su estabilización, este difícilmente regresará a sus niveles de fuerza, oxigenación y otros rubros anteriores al ingreso. Aunado a que cada hospitalización tiende a ser por un motivo más grave que la anterior. 

En otras palabras, la EPOC es un padecimiento en el que poco a poco va debilitando el cuerpo del paciente pudiéndolo llevar a un punto en donde acabe postrado en una cama prácticamente inmóvil el mayor tiempo de su día. 

Ahora conociendo un marco general de lo que es la EPOC y su notoriedad en las listas de defunción a nivel México y el mundo, es momento de conocer sus causas y cómo esta afección se puede prevenir, y porque esto debe ser de vital importancia en la Agenda Pública actual y de las administraciones venideras. 

Ahora bien, la contaminación exterior, humo irritante, humo del cigarro y la exposición a ciertos productos químicos irritantes como vapores y gases son las principales causas de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC). Considerando los factores mencionados, los fumadores son quienes tienen mayores probabilidades de ser diagnosticados con la EPOC, y para ponerlo en contexto, en los Estados Unidos 9 de cada 10 muertes por esta afección están relacionadas con el hábito de fumar.

Por lo tanto, la mejor forma de prevenir la EPOC es dejar de fumar ya que cuantos más años una persona fume y en mayores cantidades, sus probabilidades de sufrir la enfermedad aumentan. Los fumadores de cigarro común, pipa, puro, marihuana y entre otros también están en peligro de desarrollar el padecimiento. 

Pero a todo esto: ¿Qué hay de los cigarros electrónicos? ¿También causan la EPOC?

Los cigarros electrónicos producen un vapor como resultado de calentar un líquido que generalmente contiene nicotina, saborizantes y entre otros productos químicos. La nicotina como es sabido es una droga adictiva que, además puede dañar el desarrollo cerebral en las y los adolescentes afectando su capacidad de atención, aprendizaje, estado de ánimo y el control de distintos impulsos. 

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos señalan que estos cigarros electrónicos por lo general contienen sustancias vinculadas a enfermedades como el cáncer, así como partículas que pueden llegar al fondo de los pulmones como metales pesados (níquel, estaño, plomo y entre otros). Por añadidura, también, se tiene registró de que algunos químicos saborizantes contienen una sustancia llamada diacetilo relacionada con una afección pulmonar grave llamada bronquiolitis obliterante.

Adicionalmente existe un estudio realizado por la Universidad de California San Francisco (UCSF) que señala que los cigarros electrónicos “Aumentan significativamente el riesgo de enfermedad pulmonar crónica, según el primer estudio a largo plazo”. Este estudio consideró a personas fumadoras de cigarros electrónicos quienes en un principio no tenían ningún padecimiento adverso relacionado con los pulmones y les dieron un seguimiento exhaustivo durante tres años descubriendo que sus probabilidades de desarrollar alguna afección pulmonar aumentaron aproximadamente un tercio. El Director del Centro de Investigación y Educación para el Control del Tabaco de la UCSF, el Dr. Stanton Glantz, concluyó que los cigarros electrónicos son nocivos por sí mismos, y sus efectos son independientes de fumar tabaco convencional. 

Esta misma investigación examinó la idea de que los cigarros electrónicos pudiesen ser un medio para dejar el hábito de fumar tabaco, resultando en que menos del 1% de los participantes logró este cometido, y el resto se convirtió en usuarios duales (fumando cigarros convencionales y los electrónicos), lo que aumenta significativamente su riesgo de desarrollar enfermedades pulmonares.

Una encuesta realizada en 2020 a estudiantes norteamericanos por el Institute for Social Research de la Universidad de Michigan, Ann Arborseñala que más del 16% de estudiantes de octavo grado (13-14 años), el 30% décimo grado (15-16 años) y cerca del 34% de doceavo grado (17-18 años) mencionaron haber usado cigarros electrónicos en los últimos meses. 

Es importante recalcar que, en el caso de México, desde el 2017 no se ha realizado una versión más reciente de la Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco, y lo mencionó ya que para establecer el mejor camino hacia una política pública idónea se necesita contar con una cifra actualizada de cuantas personas en nuestro país actualmente fuman tabaco, así como también cuantos usan las alternativas electrónicas relacionadas con este hábito. 

Pero tomando las cifras de esa última encuesta, cerca de 15 millones de personas fuman en el país, de las cuales más de 5 millones declararon que lo hacen diariamente consumiendo más de 7 cigarros en ese periodo de tiempo. Asimismo, señala que la edad promedio en la que iniciaron a fumar tabaco las y los mexicanos fue a partir de los 21 años en las mujeres y 18 años en los hombres. 

En el rubro de los cigarros electrónicos, en la encuesta se declara que más de 5 millones de personas lo han probado y que actualmente cerca del millón de personas lo usan activamente. Al final estos números reflejan a la población adulta y tenemos una cifra desconocida de cuantos jóvenes mexicanos están inmersos en ellos, pero la Organización Mundial de la Salud califica que estos productos “van dirigidos con frecuencia a (niñas) niños y adolescentes… mediante miles de aromas atractivos y afirmaciones engañosas”. 

Ahora bien, conociendo que desde el 2017 existe un importante número de personas en México que consumen estos productos es importante verlo como el problema público que es hoy y que igualmente lo será en el mediano y largo plazo. 

Por ejemplo, el Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) realizó un cálculo aproximado del gasto que representa un paciente con la EPOC en cuanto a hospitalizaciones y reingresos a consecuencia de exacerbaciones del padecimiento. Un paciente en las mejores condiciones de la EPOC si está alrededor de 5 días hospitalizado representa un costo aproximado de $35,500.00 pesos, mientras que un paciente que esté en las peores condiciones de la EPOC con un internamiento de 2 meses ronda en más de $325,00.00 pesos. 

Haciendo un cálculo para abrir un poco el panorama de costo a las finanzas públicas, considerando que aproximadamente 20 mil personas fallecen al año en México por la EPOC, y que estas fueron internadas por lo menos una sola vez durante 5 días bajo las mejores condiciones de la EPOC, representaría un costo de 710 millones de pesos, que para tenerlo en perspectiva en junio de 2021 el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (BANOBRAS) autorizó un financiamiento por esa misma cantidad para continuar con la construcción del Tramo 1 del Tren Maya (Palenque-Escárcega). 

La actual administración ha emprendido una enérgica campaña en contra de los cigarros electrónicos para apaciguar esta creciente conducta en las y los mexicanos. Inicialmente el 19 de febrero de 2020 el Presidente de la República firmó un decreto oficial para prohibir la importación de cigarros electrónicos, pero la Suprema Corte de Justicia de la Nación se pronunció al respecto declarándola inconstitucional otorgando amparos a particulares al ser ponderada como una violación al derecho al comercio. Como respuesta a este tema, el 31 de mayo de 2022 el Presidente firmó otro decreto oficial en esta ocasión con la finalidad de prohibir la circulación y comercialización de cigarros electrónicos en territorio nacional.  

Estos esfuerzos parecieron ser en vano ya que es suficiente con investigar por medio de cualquier buscador de internet y poner el nombre de una de las marcas más populares del momento y el sistema arroja decenas de sitios físicos y digitales para poder adquirirlos. Es más que claro que existe un mercado negro (normalizado) destinado a la venta de este tipo de productos. Otro foco rojo que trae a colación este mercado ilegal es que facilita la entrada al país de cigarros electrónicos que pudiesen contener químicos aún más dañinos que los que anteriormente se comercializaban. 

Estos últimos días ha circulado en redes sociales distintos puntos de vista sobre el más reciente intento para controlar el consumo de tabaco en México, mediante una reforma realizada a finales del 2022 a la Ley General para el Control del Tabaco y ya publicada en el Diario Oficial de la Federación. Dichos cambios prohíben cualquier forma de publicidad relacionada con los cigarros llevando a que los puntos de venta no puedan tener exhibidas las cajetillas de estos productos. Asimismo, también contempla la prohibición de fumar en establecimientos en donde se consuma alimentos o bebidas, suponiendo una afectación a la industria restaurantera y hotelera, ya que se verán afectados por el hecho de que varios de sus clientes no les gustará esta medida. A raíz de esta medida en redes sociales circula la opinión de que pudiera ser exagerado que los comensales no puedan fumar mientras consumen sus alimentos y bebidas, pero creo que también es importante mencionar la razón detrás de esta medida, y es que “fumar mata”. 

Para ir cerrando. Después de muchos años de combate contra el tabaquismo y que seguimos muy lejos de erradicarlo, y que ahora tenemos un elemento como el cigarro electrónico que abre un frente aún más complejo alejando al mundo entero de ponerle fin al hábito de fumar. 

Lo cubierto en este texto ayuda a dar a conocer a un enemigo común que es la EPOC, siendo una de las muchísimas consecuencias que tiene el tabaquismo y que el consumo de cigarros eléctricos también provoca este mismo padecimiento. 

Entendiendo el desarrollo de la EPOC y que hoy en día se presenta mucho más en fumadores de alrededor de 40 años en adelante (sobre todo quienes llevan muchos años con este hábito), por lo tanto, si siguen las tendencias actuales muy probablemente seremos testigos de cómo los cigarros electrónicos serán igualmente culpables de que esta enfermedad continúe siendo una de las 10 principales causas de muerte en nuestro país y en el mundo. 

Podemos ser parte del cambio en el destino de millones de mexicanas y mexicanos, y debemos dar a conocer la necesidad de hacer la Guerra Contra la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica. Sabemos que es una enfermedad prácticamente prevenible y lo comparto como hijo de alguien que “aprendido a vivir” con la enfermedad, e igualmente como un creyente del poder de la política pública como motor del cambio.

Twitter: @Santi_Ginebra

Publicaciones Relacionadas

¡Fuera cadenas!-La creatividad en la ciencia y la música

¡Fuera cadenas!-La creatividad en la ciencia y la música

En la música tomo ideas prestadas de los artistas (Bowie decía que a él sólo le interesaba el arte del cual…
En busca del estado perdido- Las series

En busca del estado perdido- Las series

Las opiniones expresadas son responsabilidad propia, mismas que Uni2Noticias no necesariamente comparte
¡Fuera cadenas!-Aires de independencia

¡Fuera cadenas!-Aires de independencia

Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus propios autores, mismos que Uni2Noticias no necesariamente comparte

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *